¿Qué deseamos decir cuando charlamos de la sexualidad humana?

Significan lo mismo sexo y sexualidad? En verdad, bastante gente charla del sexo cuando realmente habla de la sexualidad. Sexo y sexualidad no desean decir lo mismo, si bien se usan como sinónimos. Realmente, el sexo, propiamente, son los órganos genitales externos de un hombre o bien de una mujer.

El sexo es la parte orgánica de la sexualidad. La sexualidad abarca el sexo y tiene una definición considerablemente más extensa y compleja, considerablemente más interesante, que deseo comentar.

sexo-sexualidad-humana
Sexi y Sexualidad Humana

Por el hecho de que, ¿qué es la sexualidad humana?

La sexualidad es una pauta innata de conducta impresa en nuestro código genético, que el hipotálamo se hace cargo de resguardar y de activar y que la cultura se hace cargo de modelar. Nacemos pertrechados para desarrollar conductas sexuales, y morimos provistos de este equipamiento. La experiencia de la sexualidad se sitúa en el cerebro (este es, en verdad, el enorme órgano sexual) y se expresa mediante las conmuevas, los sentimientos, los pensamientos y las conductas.

Estas conductas sexuales se dirigen cara uno mismo o bien cara el resto y engloban un abanico de manifestaciones: desde la satisfacción de una necesidad biológica-genital hasta una forma de expresar amor o bien de implicarse afectivamente, pasando o bien no por la reproducción.

Sexología GironaLa sexualidad es una pauta innata de conducta impresa en nuestro código genético, que el hipotálamo se hace cargo de resguardar y de activar y que la cultura se hace cargo de modelar.- Esta aseveración quiere decir que compartimos con el resto de especies animales 4 pautas innatas de conducta destinadas a la pervivencia y la continuidad de la especie.

Son pautas innatas, esto es, cada uno de ellos de nosotros las tiene por el simple hecho de nacer, y están situadas en nuestro cerebro más primitivo, más instintivo: el hipotálamo. Esto desea decir que están dotadas de un mecanismo de urgencia que se activa cuando hay falta, necesidad o bien emergencia, o cuando la persona no ha sido suficientemente socializada (en el sentido de adquirir las reglas sociales).

Entre las pautas innatas es la sexualidad, que si la contemplamos solo como especie animal que somos, queda acotada al coito heterosexual y concretada en la eyaculación masculina. Por el hecho de que, en tanto que somos animales, y considerando solamente en este aspecto, el clímax femenino no tiene ninguna relevancia para la continuidad de la especie. Por suerte, somos animales humanos, y la cultura, la sociedad en que vivimos y la educación que recibimos moldearán esta pauta instintiva a fin de que se exprese mediante unos códigos y unas reglas que cambiarán conforme cada sociedad y cada temporada.

En el instante actual y en nuestra sociedad, por servirnos de un ejemplo, las parejas ven realmente bien, aun lo viven como preciso, el hecho de que una mujer llegue al clímax a lo largo de la relación íntima. Mas aun no hace ni 100 años que este aspecto no importaba lo más mínimo.

Nacemos pertrechados para desarrollar conductas sexuales, y morimos provistos de este equipamiento.- Cuando nacemos ya somos seres sexuales, solo dejamos de serlo en el momento en que nos morimos. No hace un buen tiempo, existía la creencia de que los pequeños y los viejos no eran seres sexuales. Mas esto no es de esta manera y, de la misma manera que ocurre con la digestión, el movimiento o bien la visión, la sexualidad se expresa en todas y cada una de las edades del hombre, si bien se marcha alterando conforme la etapa de la vida en que la persona se halla.

La experiencia de la sexualidad se sitúa en el cerebro (este es, en verdad, el enorme órgano sexual) y se expresa por medio de las conmuevas, los sentimientos, los pensamientos y las conductes.- En los humanos, el órgano sexual prioritario es el cerebro. Los genitales son, por decirlo de una manera entendible, los criados, los maestresalas o bien las criadas de este órgano primordial. Esto desea decir que el sexo, el genitales, reaccionarán en función de nuestros pensamientos, conmuevas y sentimientos más íntimos.

Por poner un ejemplo, si un hombre quiere tener una relación íntima con su mujer mas está preocupado por el temor de tener un descalabro eréctil, probablemente su pene manifieste una falta de erección. El pene, en un caso así, es el maestresala del temor (situada en el cerebro) y con el temor no hay erecciones que valgan (el temor pone en marcha otra pauta innata de conducta más esencial que la sexualidad, y que está relacionada con la ataque, la defensa o bien la fuga).

Estas conductas sexuales se dirigen cara uno mismo o bien cara el resto y engloban un abanico de manifestaciones: desde la satisfacción de una necesidad biológica-genital hasta una forma de expresar amor o bien de implicarse afectivamente, pasando o bien no por la reproducción.- La coche-masturbación es la conducta sexual dirigida a la satisfacción de uno mismo. Es la más elemental. Ahora vienen las conductas sexuales heterosexuales, seguidas por las homosexuales, las bisexuales, las conductas de sexo en conjunto, las sociedades polígamas, etcétera La diversidad es entre las peculiaridades de la sexualidad humana.

Y los valores que se le dan, asimismo. De forma que la sexualidad puede ser vivida como una mercancía, una posesión, una manipulación, un sufrimiento, una obligación. Se puede vivir como una forma de reproducirse. O la sexualidad puede ser una forma de establecer comunicación con el otro, de manifestar el deseo, de gozar de la amedrentad, de compartir las fantasías o bien de expresar el amor. Por consiguiente, es asimismo mediante la sexualidad que podemos manifestar nuestra humanidad en sus valores más elevados.

6 Comentarios

  1. Gracias por compartir tan interesante artículo referente a sexualidad y sexo.
    Ya había leído algo al respecto y con este artículo alimento y fijo más qué es lo uno y qué es lo otro y que el uno se corresponde al otro. Pareciera que fuera lo mismo pero no es así, sexo a secas, en mi humilde concepto es el acto voluntario, cuyo objetivo es buscar la complacencia orgánica en donde los protagonistas son los genitales, esa complacencia puede ser autogestionada (masturbación) inducida por el otro u otra. La sexualidad apunta más a la identidad, en donde sin duda entran en juego aspectos como lo social, ético, religioso, étnico y cultural que varían entre los seres humanos.
    Saludos desde San Cristóbal. Venezuela

Dejar respuesta