Sexo

Sexo

El sexo es el conjunto de las particularidades que caracterizan los individuos de una especie dividiéndolos en masculinos y femeninos, y hacen posible una reproducción con un desenlace de diversificación genética. El propósito primigenio de este es poner en contacto gametos o bien células sexuales procedentes de diferentes organismos de exactamente la misma especie, si bien en ciertas especies esta conducta ha llegado hasta elevados niveles de dificultad que el acto sexual ha tomado más objetivos como en el caso de los primates o bien delfínids. El sexo implica un reconocimiento entre los organismos participantes a nivel de conducta, anatomía, y propiedades moleculares de los gametos, de tal modo que los gametos solo entren en contacto entre organismos de exactamente la misma especie. Fundamentalmente la combinación y mezcla de material genético procedente de organismos diferentes provoca mediante la reproducción sexual la combinación de células especializadas (gametos) para formar descendientes que heredan genes procedentes de cada entre los progenitores. De tal forma que la composición genética del nuevo organismo producido en la fecundación presenta una "renovadora" dotación genética, diferente a la de sus progenitores. Evolutivamente la reproducción sexual provoca una mayor variabilidad en las poblaciones que la efectúan en comparación con las distintas formas de reproducción asexual en que la descendencia es genéticamente idéntica. Los gametos pueden ser idénticos en forma y función (isogàmetes), mas habitualmente ha evolucionado una asimetría, con lo que existen 2 tipos sexo-concretos de gametos (heterogàmetes). De manera convencional los gametos masculinos son pequeños, móviles y están optimados para transportar su información genética una cierta distancia, al paso que los gametos de las hembras son grandes, inmóviles y poseen los nutrientes precisos para el desarrollo temprano del organismo joven.

Introducción

La reproducción es una característica básica de los seres vivos, y el sexo està`relacionat con este proceso. La vida ha evolucionado desde estadios primitivos en formas complejas, y los mecanismos reproductores han hecho un paseo paralelo. En sus comienzos la reproducción era un proceso replicador consistente en generar individuos idénticos a los originales, que poseen exactamente la misma información genética. Este modo de reproducción "asexual" es usado por muchas especies todavía hoy día, eminentemente unicelulares, mas es asimismo muy común en plantas pluricelulares. En la reproducción sexual, el material genético de los nuevos individuos procede de 2 seres diferentes . Puesto que la reproducción sexual prosiguió un largo paseo evolutivo, existen formas de reproducción medias. Las bacterias, por poner un ejemplo, se reproducen asexualmente, mas tienen un proceso de intercambio genético en que un individuo (donante) contesta y pasa parte de su material genético a otro (recipiente). Si dejamos de lado los intermedios, la diferencia básica entre la reproducción asexual y sexual es la manera de procesar el material genético. En un proceso de división asexual las células duplican su material genético, ya continuación se dividen en 2. Este proceso se llama mitosis. En la reproducción sexual hay unas células singulares que se dividen sin haber duplicado su material genético, en un proceso dedo meiosis. Las células que resultan en este proceso se llaman gametos, y no pero poseen la mitad del material genético de las células madre. Estos gametos son las células que están dispuestas para la reproducción sexual del organismo. El sexo abarca los sistemas que hacen posible la reproducción sexual, y ha evolucionado en paralelo al sistema reproductivo, comenzando con gametos que eran muy afines (isogamia) para ir avanzando cara sistemas de gametos muy distinguidos entre sí, llegando a la distinción de un óvulo (gameto femenino) y un esperma (gameto masculino). En los organismos complejos los órganos sexuales son las partes que intervienen en la reproducción sexual. En muchas especies, particularmente en el reino animal, hay una especialización sexual, y sus poblaciones están divididas en individuos macho y hembra. Por otro lado hay asimismo especies donde no hay especialización sexual, y un mismo individuo tiene órganos reproductivos masculinos y femeninos, son los llamados hermafroditas. Axón es muy común en el reino vegetal.

La sexualidad

a sexualidad humana comprende un gran número de comportamientos y procesos con aspectos psicológicos, sociales, culturales, políticos, espirituales y religiosos. El estudio de la sexualidad humana incluye el conjunto de comportamientos y fenómenos que tienen que ver con el sexo, como son las relaciones sexuales, el enamoramiento, la satisfacción sexual, la reproducción y la represión sexual. La sexualidad está presente en todas las etapas de la vida, desde la fetal hasta la vejez. Según sus características diferenciales se puede citar la sexualidad infantil, adulta, femenina, masculina, de la tercera edad, etc.

Aspectos específicos de la sexualidad

Hay rasgos específicos de la sexualidad humana, que se resumen en:
  •     Núsqueda del placer
  •     Normas éticas que restringen el momento, tipos e implicados en la relación sexual
  •     La frecuencia del acto sexual, la cual varía y va desde la abstinencia hasta las 20 veces semanales, sin que esté ligado a un período de celo particular (si bien el deseo sexual disminuye con la edad).

Reproducción sexual

El ciclo vital de los organismos que se reproducen sexualmente pasa por fases haploides y diploides. La reproducción sexual es el proceso por el que los organismos forman descendientes que combinan peculiaridades genéticas de los dos familiares. En este proceso, los cromosomas pasan de un familiar a otro. Cada célula tiene la mitad de los cromosomas de la madre y la mitad del padre. Las peculiaridades genéticas están incluidas en el ácido desoxirribonucleico (ADN) de los cromosomas - combinando uno de cada género de cromosomas de cada familiar, se forma un organismo que contiene un conjunto duplicado de cromosomas. Esta fase con los cromosomas duplicados se llama "diploide", al tiempo que la fase con un único conjunto de cromosomas recibe el nombre de fase "haploide". Por su parte, los organismos diploides pueden formar células haploides (gametos) que poseen de manera aleatoria un cromosoma de cada par, a través de un proceso llamado meiosis. La meiosis asimismo implica una fase de cruce cromosómico, en el que se intercambian zonas de ADN entre tipos emparejados de cromosomas, para formar un nuevo par de cromosomas mixtos. El cruce y la fertilización (la recombinación de conjuntos diferentes de cromosomas para formar un nuevo diploide) tienen como desenlace que el nuevo organismo tiene un conjunto de rasgos genéticos diferente al de cualquiera de sus familiares. En muchos organismos, la fase haploide ha sido reducida a solo gametos que se especializan para recombinarse y formar un nuevo organismo diploide; en otros, los gametos son capaces de hacer división celular para generar organismos haploides multicelulares. En los dos casos, los gametos pueden ser físicamente afines, particularmente cuando a medida (isogamia), o bien pueden haber desarrollado una asimetría que los gametos difieren en tamaño y en otros aspectos (anisogàmia). Por convención, el gameto más grande (llamado óvulo) es considerado hembra, al paso que el gameto más pequeño (llamado espermatozoide o bien célula esperma) es considerado macho. Un individuo que genera únicamente gametos grandes es hembra, al tiempo que un individuo que genera solamente gametos pequeños es macho. Un individuo que genera los dos géneros de gametos es hermafrodita; en ciertos casos, los hermafroditas son capaces de autofertilitzar y generar descendencia por sí mismos, sin la participación de un segundo organismo.

El deseo sexual y el enamoramiento

No se ha descubierto ninguna substancia que pueda rivalizar con el efecto estimulante que provoca el estar enamorado. Así tan concluyentes se manifestaba la sexóloga...